NOVEDADES

Piel acneica y maquillaje, ¿un binomio imposible?

piel acneica

Voy a confesaros algo, Beautyfans: el acné ha sido el defecto físico que más me ha atormentado a lo largo de mi vida. No sé si lo habéis sufrido, pero para mí era horrible mirarme al espejo y verme un bulto gigantesco que me ocupaba media frente, y otro todavía más grande en la barbilla. Mi caso con el acné, además, fue curioso. En la adolescencia tuve algún granito, pero nada serio. Sin embargo, cuando cumplí los 22 mi acné empezó a recrudecer. Mi cara no estaba repleta de granitos, igual me salían solo cinco pero de un tamaño que no era normal. Se trataba de los denominados «granos internos», mucho más difíciles de tratar que las espinillas. ¿Alguna de vosotras ha sufrido los estragos de una piel acneica? Os voy a contar mi experiencia y mi relación con el maquillaje.

Piel acneica: cómo no dañarla sin renunciar al maquillaje

Como os he comentado al principio, el acné ha sido algo que me ha acomplejado durante mucho tiempo. Como os podéis imaginar, tuve que acudir al dermatólogo a que me prescribiera un tratamiento, puesto que los granos no iban a irse solos. De todas formas, mi acné es hormonal, así que mucho me temo que nunca desaparecerá por completo. Pero bueno, os sigo contando. Antes de recetarme el temido roacután, mi dermatóloga probó a mandarme antibióticos. Durante el tiempo que lo tomé tuve la cara muy bien, pero al retirarlo los granos brotaron otra vez. El roacután, un medicamento hecho a base de isotretinoína, parecía acercarse a mi vida peligrosamente, pero es que no había otra opción.

Antes de recetármelo, mi dermatóloga me dio el volante para hacerme análisis de sangre y fui a la ginecóloga para ver si podía tomar la píldora, porque ya sabéis que este medicamento es peligroso en caso de embarazo. Yo tenía mucho miedo antes de empezar con el tratamiento porque me habían hablado horrores de él: que subía el colesterol, que resecaba zonas íntimas, los ojos… Pensaba que iba a sufrir una mutación, vaya. Pero lo cierto es que en mi caso no fue así, la verdad. Me hice análisis periódicos y todos los valores los tenía normales. Lo que sí reconozco es que me resecó mucho los labios, la piel en general e incluso el pelo. De hecho me vi obligada a tomarlo de nuevo hace un año y tampoco me cayó mal. Eso sí, jamás lo toméis por vuestra cuenta. Yo estuve supervisada en todo momento por un médico y me sometí a controles rigurosos.

Un gel limpiador que me recomendó mi dermatóloga y que funciona de maravilla es Effaclar, de La Roche-Posay. Deja la piel fresca, sin grasa y sedosa. Sin embargo, otro de mis grandes aliados ha sido el jabón de azufre. Basta con comprar una pastilla de este jabón en la farmacia, aunque si decidís usarlo debéis hidrataros la piel al mismo tiempo. Como sabréis, cuando se emplean productos muy astringentes en el cutis es contraproductivo y nuestra piel se defiende generando más grasa. Una cremita que me gusta es Essentials, de Nivea, la que está indicada para pieles grasas y mixtas. Hidrata sin engrasar, justo lo que necesito.

piel acneicapiel acneicaPero la cuestión es cómo soporta una piel acneica el maquillaje. Yo siempre he sido muy coqueta y me empecé a maquillar siendo jovencita. Una de las razones por las que siempre iba maquillada es por mi piel acneica, odiaba verme la cara con esas lesiones. Pues bien, la limpieza de la cara es fundamental, tanto antes de maquillarse como después. No puedes maquillar tu cara si chorrea grasa, ni debes irte a la cama con el maquillaje puesto. Cuidado con desmaquillarte solo con toallitas: debo confesar que a mí me suele dar pereza este ritual diario pero la experiencia me dice que las toallitas consiguen una limpieza pobre e incompleta. Lo mejor es completarla con agua micelar y lavar la cara con el gel que utilices para que no quede ningún resto.

piel acneica

En cuanto al maquillaje, si lo que quieres es ocultar los granos nada mejor que un corrector verde que tape a conciencia las rojeces. Como os revelé hace algunas semanas, el que yo empleo es el Concealer Jar de NYX, aunque encima suelo aplicar otro de color natural. Un buen mejunje, para qué negarlo. Por otra parte, la base de maquillaje que tengo ahora en el neceser es Macht Perfection de Rimmel London. Deja mi piel jugosa, no me la engrasa pero sí esconde las imperfecciones. No a todas nos gustan los mismos acabados cuando nos maquillamos, pero lo que sí te sugiero si tienes la piel acneica es que busques una base libre de aceites, es fundamental. Las bases que tienen una textura de mousse también suelen ocultar bien los granitos.

Lo que quería dejar claro en estas líneas es que una piel acneica no es incompatible con el maquillaje. Eso sí, debes limpiar tu cara antes y después de maquillarte, y buscar productos oil free.

piel acneica

piel acneica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


quince − catorce =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies