NOVEDADES

Cómo cuidar la piel después de tomar el sol

cómo cuidar la piel después de tomar el sol

Desde tiempos inmemoriales, el sol es el antidepresivo más natural que existe. Siempre hemos asociado un día bueno con un día soleado, ¿verdad? Y es que a la mayoría nos encanta ponernos en “modo lagarto” y lucir un bronceado en condiciones cada verano. Si eres de las que disfruta pasando horas en la playa, no olvides cuidar la piel después de tomar el sol.

Hoy te vamos a contar las consecuencias que puede tener la exposición de nuestra piel al sol y los mejores remedios para cuidarla y, por qué no, de prolongar el bronceado. 

Consejos para cuidar la piel después de tomar el sol

  • Una buena higiene es siempre fundamental para mantener una piel sana y, en este caso, no va a ser menos. Darse una ducha de agua tibia o fresquita después de una exposición al sol, es el primer paso para comenzar a cuidar nuestra piel. Y aquí, te dejamos un consejo de lo más beauty: utiliza jabón neutro para esta ducha.
  • El siguiente paso es utilizar un exfoliante, tanto facial como corporal. Tomar el sol produce muchas células muertas que, al saturar los poros, dificultan la oxigenación de nuestra piel. Por eso es importante limpiar en profundidad y, para las que tienen la piel algo más grasa, lo ideal es utilizar un exfoliante con scrub, para lograr mayor eficacia.
  • La hidratación es fundamental para cualquier tipo de piel y, si ha sufrido, con mayor razón. Hidratarse con after sun o con lociones hidratantes específicas, es una práctica muy saludable. Aquí va otro consejito beauty: si te has quemado ligeramente, mete la crema en la nevera un par de horas antes para que al echártela fresquita, sea más agradable y calmante.
  • Si te has pasado con la sesión de sol, tal vez tengas que hidratar tu piel varias veces al día y, si buscas un elemento calmante, limpiador, refrescante y regenerador, lo tienes en las lociones de aloe vera. Su olor no es el más agradable del mundo pero los efectos son muy calmantes. Es más, si se te ha ido de las manos y tu piel está entre un rosa y un rojo clarito, lo mejor es que consigas la misma planta, abras una de sus hojas y saques el líquido para cubrir las zonas más dañadas. El efecto es muy rápido y el resultado, increíble.
  • Si eres de las que tiene tendencia a las manchas del sol, ya estás corriendo hacia la farmacia para buscar un despigmentante. Aplícalo sobre las manchas y, poco a poco, conseguirás que desaparezcan y el color de tu piel se unifique.
  • Hidratarse por dentro es igual de importante que hacerlo por fuera. Intenta beber mucha agua antes, durante y después de la exposición al sol, pues tu cuerpo pierde una gran cantidad de líquido que necesita recuperar. Tu piel también lo notará.
  • Además de los líquidos, hay alimentos que ayudan a mantener el broceado: los que aumentan la melanina, como las zanahorias, las espinacas, los tomates o los pimientos, y los que contienen vitamina C como el kiwi, la naranja o las moras.

Disfruta de las vacaciones, elige el mejor protector solar y no olvides cuidar la piel después de tomar el sol este verano. Recuerda: todo (hasta el sol) es conveniente en su justa medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


catorce − 7 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies